Mentiras del Social Media

Mentiras del Social Media: el tamano no importa

dic 23, 2011   //   by Inma Jiménez   //   Blog  //

Todos hemos escuchado alguna vez eso de que “el tamaño no importa”, aunque eso no es cierto. Por supuesto, estoy hablando de una entrada de blog.

Al lanzarse a la blogosfera a producir contenido para nuestras bitácoras, son muchos blogueros los que lo hacen sin un plan determinado, sin considerar aspectos que resultan fundamentales a la hora de comunicar, como, por ejemplo, el hecho de mantener en nuestro blog una línea de contenido homogénea y coherente.

Hay quienes, conscientes de la importancia del contenido, producen artículos como churros, sin preocuparse de la calidad lo que escriben,con la sola intención de mejorar el SEO.

No vamos a entrar en este tema, porque ya lo hemos abordado en otros posts, sin embargo, quiero hablar de la importancia de determinados elementos de un artículo, como el título o la longitud del artículo.

Generalmente, cuando nos enfrentamos a un post nos podemos encontrar distintos estilos, distintas longitudes y distintos enfoques referentes a un mismo tema, pero siempre debemos encontrar un mismo hilo conductor en ellos: la coherencia.

Los que me leéis sabéis que mis artículos no suelen ser cortos, tienden más bien a ser extensos, ya que, en determinadas ocasiones, suelo expresar de varias formas una misma idea, y trato de abordar varios aspectos de un mismo tema. Aparte, estudié Filología, y en la universidad me enseñaron a no ser parca en palabras en mis escritos.

En mis incursiones en la web en busca y captura de contenido interesante para seguir aprendiendo he encontrado de todo. He tenido la oportunidad de leer artículos extensos que me han parecido fabulosos, y, he leído posts de cierta longitud que me han parecido excesivos, que simplemente han añadido paja a una misma idea. También he visto artículos en blogs que, abordando una temática francamente interesante, han sido cortos, y me ha parecido que han tratado ese tema de forma superficial, que necesitaban algo más de desarrollo.

Como iba diciendo antes de enrollarme con mi vida privada, la longitud de un artículo es un factor determinante en ciertas ocasiones. Yo, por ejemplo, considero que un post profesional no debe escatimar en palabras, ya que se trata de divulgar una información, no es una noticia. Un artículo profesional acerca de algún tema concreto debe estar bien fundamentado y bien explicado. Debe dejar en el lector la sensación de que ha comprendido lo que el autor ha querido compartir, no olvidemos que no escribimos para nosotros, sino para nuestra audiencia.

Estoy convencida de que ese rumor que circula por la web de que a los usuarios no les gustan los artículos de más de 300 palabras es falso. Al lector no le interesa lo largo o lo corto que sea un artículo si le resulta interesante, es más, cuando le interesa, quiere más información.

Lo que sí es cierto es que sea como sea, tenemos muy poco tiempo para captar la atención del lector y si no lo conseguimos en los diez o quince segundos primeros, abandonará nuestro sitio. Necesitamos enganchar a la audiencia desde el principio, tenemos que hacer que se sienta atraída por lo que decimos, que sienta que es útil, y, si nuestro contenido es de calidad, no importa lo largo o lo corto que sea, conseguiremos que ese lector vuelva con ganas de que le contemos más cosas.

Si nuestro contenido es interesante y pecamos de escuetos, el lector pensará que somos superficiales, que no nos importa profundizar, por lo que lo más adecuado es plantear bien nuestro artículo, pensar qué puntos son importantes para desarrollar y en cuáles debemos hacer hincapié, y, por supuesto, por dónde podemos pasar un poco más de puntillas.

A la hora de captar la atención de nuestro lector tenemos un aliado muy poderoso, quizá, el único aliado, el título.

El título es la tarjeta de presentación de nuestro artículo, es lo que resume el contenido de nuestro post, y, si lo elegimos bien, es lo que va a hacer que el lector empiece a leernos, y, de nuestro comienzo depende que nos lea hasta el final.

Hay muchísima información acerca de cómo escribir un post, pero, no tanta de la importancia del título.

Este elemento se suele usar como reclamo para conseguir visitas, como hemos dicho, pero hay que tener en cuenta algunas consideraciones para escribir un buen título. En primer lugar, la honestidad es fundamental. Escribe una frase que tenga que ver con lo que has escrito, no nos vale, si tenemos un post sobre ecología, mencionar en el título, por ejemplo, a Belén Esteban. Esto que puede parecer una tontería, en realidad es más común de lo que pensáis. Muchos blogueros recurren a esta práctica para dirigir tráfico a sus bitácoras, y, la verdad, puede perjudicar seriamente a la reputación.

En este sentido, hay que ser innovador, pero siempre honesto. Siempre debemos tratar de redactar títulos que llamen la atención, pero que permitan ver claramente lo que quieremos compartir con nuestra audiencia.

Hay que tener en cuenta también que el título es una herramienta muy valiosa para mejorar nuestro posicionamiento. Si añadimos al título alguna palabra clave de las que añadimos al post, los buscadores lo indexarán más fácilmente, además de recordar que la longitud del título que los buscadores reconocen, generalmente, está en torno a los 72 caracteres.

En fin, el título debe dar una visión clara de lo que vamos a leer a lo largo del artículo, y debe ser lo suficientemente atractivo para que queramos saber qué tiene que decir el autor. Es la puerta de entrada a nuestro contenido. Imaginad que vamos a comprar un Smartphone. Si nos dicen que es muy bueno pero no nos gusta el aspecto, no lo compramos. El título es igual, si no sabemos qué vamos a leer, preferimos pasar al siguiente artículo.

Existen herramientas que nos pueden ayudar a crear un buen título para nuestro post, como Long Tail Keyword Tool, que nos permitirá saber qué palabras clave son las más buscadas por los usuarios acerca de un tema, pudiendo añadirlas de esta manera a nuestro epígrafe.

Por tanto, un consejo. Atraigamos al lector. Démosle lo mejor de nosotros, pero digámosle qué le queremos decir.

Mentiras del Social Media(II): Bueno, bonito y barato

ene 9, 2012   //   by Inma Jiménez   //   Blog  //  No Comments

Las Redes Sociales se han convertido en un instrumento fundamental para las empresas y aquellos profesionales que quieren desarrollar su propia marca personal.

Como es natural, en el mundo del Social Media hay verdades y mentiras, y, como pasa siempre, las mentiras se extienden mucho más rápido que las verdades, ya que, con mucha más frecuencia de lo que me gustaría, se convierten en dogmas, que no son más que mentiras repetidas muchas veces.

Cuando contactamos con un verdadero profesional en este campo, nos va a poner las cartas sobre la mesa. Nos explicará los pros y los contras de entrar en este mundo.

Pero, por otro lado, nos encontraremos a autoproclamados profesionales que lo único que harán será intentar vendernos un plan de Social Media repitiendo los clichés típicos que todos hemos escuchado y leído en muchas ocasiones.

En el primer post de esta serie afirmaba que era falso que el tamaño de un blog no importa, pues, ahora quiero hablar de otra de las falsas concepciones que circulan por el mundo dospuntocero.

Un argumento muy esgrimido a favor de implantar en las empresas las Redes Sociales por estos autoproclamados consultores de marketing digital es una verdad a medias. Es totalmente cierto que las Redes Sociales pueden ser una herramienta muy poderosa para las empresas, y, es cierto que nos pueden ayudar a vender más.

Vender.

En muchas ocasiones se trata de vender el Social Media afirmando que no nos costará nada, que, lo único que necesitamos para entrar en el mundo social es un ordenador (lo que hay en todas las empresas y todos tenemos en casa), conexión a internet (disponible para casi todos), y querer tener presencia en internet. Esto es totalmente falso. Sí. No olvidemos que, aunque el Community Manager no es un comercial, el objetivo último de una estrategia es vender un producto o servicio creando el ambiente propicio para ello.

Las Redes Sociales no son gratuitas. Para empezar, necesitamos tener un plan bien definido para saber qué hacer con nuestros perfiles sociales: dónde estar y cómo estar. Cualquier persona no es capaz de definir una estrategia a desarrollar, y en caso de contratar a un profesional nos va a costar dinero, aunque si no queremos hacerlo, siempre lo podemos hacer nosotros, lo que nos costará mucho tiempo y paciencia. Deberemos ser capaces de interaccionar con nuestra audiencia y con nuestra comunidad, hablar con ellos.

No es fácil conseguir crear una comunidad, requiere mucho esfuerzo y tiempo.

La comunidad se construye aportando buen contenido, preguntando y respondiendo, escuchando, y, cuando llevemos algún tiempo haciendo esto, será entonces cuando empecemos a ver los resultados. Los usuarios nos considerarán como alguien interesante a quien seguir, y, poco a poco, nuestra comunidad irá creciendo.

Esto, por otro lado, conlleva una gran responsabilidad. Al tener seguidores que confían en nosotros, tenemos la obligación con ellos de darles algo a cambio de su fidelidad. Los seguidores son muy fáciles de perder, pero muy difíciles de ganar.

Es cierto que tener un perfil en Facebook o en Twitter no cuesta dinero, pero sí tiempo. Uno de los errores más graves que podemos cometer es no actualizar nuestros perfiles. No basta con tener siete cuentas, debemos mantenerlas activas y fomentar la comunicación y el diálogo en cada una de ellas, adecuando nuestro comportamiento a cada una de ellas. Para ello necesitamos ser capaces de adaptarnos y adoptar los códigos de las diferentes redes sociales, en una palabra, ser versátiles.

Si alguien nos dice que por estar en Facebook vamos a duplicar nuestras ventas enseguida, desconfiemos de ese profesional. Esto solo nos indica que no comprende cómo funciona el Social Media, que no sabe de lo que está hablando y, sobre todo, que no es un profesional. Todo necesita su tiempo. Un tweet tiene una repercusión y un alcance, pero no hace milagros.

No debemos perder la perspectiva. El Social Media es un medio para lograr un fin, pero requiere preparación, planificación y una adecuada ejecución, y los tres pasos son fundamentales para tener éxito.

Mentiras del Social Media(III): hay que tener más seguidores que nadie

ene 16, 2012   //   by Inma Jiménez   //   Blog  //  3 Comments

De entre las muchas mentiras y falacias que existen en el Social Media, una de las que más me llama la atención a mí particularmente, es la que tiene que ver con los seguidores y los fans.

¿Sabemos realmente qué son los seguidores y los fans en las Redes Sociales? Pues estas dos figuras son, teóricamente, usuarios que nos siguen en el ecosistema social porque podemos ofrecerles algo que les interesa, lo que sea, bien contenido de valor o bien ofertas y promociones especiales, si somos una marca.

Existe una especie de psicosis colectiva en el Social Media referente a esto. Veréis, hace poco fui a visitar a un posible cliente que quería entrar en los Medios Sociales, pero no tenía mucha idea de cómo implantarla en su negocio. Lo primero que me dijo fue: “yo he visto la página de Facebook y de Twitter de X(la competencia) y tiene X seguidores y X fans en Facebook. ¿Yo voy a poder tener más que ellos?”

Mi respuesta fue esta: “¿Para qué quieres tener tantos seguidores?”. No sé porqué, pero cuando me respondió un convencido “para vender más”, me sonreí y el cliente me preguntó que de qué me reía.

Está claro que si tenemos una marca y queremos llegar a un público mucho más amplio de lo que lo hacemos de una forma tradicional, es fundamental establecer una estrategia en las Redes Sociales, pero un fallo que se suele cometer es pensar que dicha estrategia debe ir orientada sólo y exclusivamente a conseguir amigos, fans y seguidores, que eso va a hacer que vendamos mucho más o que, por el simple hecho de tener muchos amigos en Facebook, nuestro negocio va a despegar de forma apoteósica.

Por supuesto que el hecho de tener más audiencia, que es lo que son amigos, fans y seguidores, nos va a ayudar, por ejemplo, a que nuestra visibilidad aumente y a que, con un plan definido, nuestras ventas crezcan, pero para ello es necesario trabajar y aprovechar a esos seguidores.

Os pongo un ejemplo, recientemente leí el caso de un centro comercial que, con motivo de su inauguración, comenzó una campaña muy fuerte en Facebook, Marineda City. En muy poco tiempo consiguió más de diez mil fans en la red social, pero durante mucho tiempo, esos seguidores han estado abandonados, sin que se diera respuesta a los miles de usuarios que captó. ¿Qué pasa entonces?, ¿para qué queremos esos usuarios?

Lo fundamental aquí es plantearse una sencilla pregunta, ¿qué preferimos, calidad o cantidad? Habrá quien responda que las dos cosas, también es posible.

También depende mucho de cuáles sean nuestros objetivos a la hora de tener presencia en las Redes Sociales, ya que el objetivo de una tienda de ropa es vender, por lo que su acción debe orientarse a conseguir leads y, por ejemplo, el mío como Community Manager de Techpuntocero es llegar a más lectores, para lo que me interesa tener más visibilidad. En ambos casos, es necesario “aprovecharse” de nuestros seguidores.

El usuario que sigue a una marca lo hace para estar informado de novedades, ofertas especiales y promociones exclusivas, sobre todo en canales como Facebook, pero no quiere que la marca continuamente esté haciendo spam e inundando su muro con mensajes publicitarios. Por tanto, la marca debe aprovechar este interés del usuario para ofrecerle algo por lo que seguirle, como ofertas exclusivas.

En ocasiones olvidamos que la esencia de todo esto es lo Social y lo Humano, y es algo que debemos tener siempre presente. El usuario quiere que lo tratemos como tal, quiere saber que hay alguien detrás de la marca que le escucha y habla con él, por lo que es fundamental interactuar con el seguidor, que es quien más valor puede aportarnos. Debemos preguntarle qué le gusta y qué no le gusta, lo que podríamos mejorar.

Por otro lado, debemos buscar conseguir seguidores que sean afines a nosotros, es decir, que sean de interés, por lo que es importante mantener nuestro TL limpio de seguidores irrelevantes que, en un momento determinado, pueden “contaminar” a nuestra audiencia con temas que no le interesan, no nos aportan valor.

Si nos planteamos este tema de una forma pragmática, si solamente nos preocupamos de a cuántos seguidores captamos, se nos puede escapar un poco de las manos, ya que se puede hacer muy difícil la interacción con nuestra comunidad.

Un error muy común es pensar que seremos más relevantes e influyentes si tenemos hordas de seguidores. A ver, es muy fácil conseguir seguidores, basta con pagar cinco o seis dólares para comprar miles de seguidores, pero, esos seguidores no nos van a ayudar. Como sabéis, soy fiel partidaria del contenido de calidad para ganar relevancia, de hecho, creo firmemente que es el único modo de que consigamos una audiencia interesante. Es muy cierto que si tienes más seguidores, serás más visible, pero no sirve para nada predicar en el desierto. No sirve para nada difundir un mensaje entre personas a las que no les interesa.

Por tanto, los mejores seguidores son aquellos que has convertido en evangelizadores, porque ellos serán nuestros prescriptores. Nuestros seguidores seguirán con nosotros si hablamos con ellos, si les respondemos a sus preguntas, si mantenemos una relación con ellos, menos es más.

Está bien querer tener seguidores y fans, pero debemos fidelizarlos y saber tratar con ellos, la métrica real no es el número de estos que tenemos, sino, lo que obtenemos de este número, los clientes reales que conseguimos convertir. A la pregunta de “¿cuántos fans voy a tener?” yo respondo inmediatamente “tantos como usuarios puedas fidelizar”. No se trata de cantidad, sino de calidad. No se trata de “tengo diez mil fans o seguidores”, sino de “tengo x clientes que son mis seguidores”.

¿Quieres tener una audiencia? Consíguela aportándoles algo.

Que te sigan, pero sigamos bien de cerca a nuestros seguidores.

Publicado el enero 28, 2012 en INTERNET, REDES SOCIALES y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: