Social Media: Algunas reglas no escritas INTERESANTE

Social Media: Algunas reglas no escritas

Reglas-CSPcomunicacion-Social-Media

Escribir, crear contenidos y decir lo que quieras es muy fácil en Social Media, porque el precio de entrada es inexistente, es gratis. Entrar y ponerse manos a la obra es cuestión de voluntad y en minutos estás ahí, como uno más. Pero eso también resulta una enorme desventaja, ya que son muchos los que piensan y hacen eso.

Es la grandeza de la democracia de las Redes, pero a la vez lo que las hace más difícil. No pretendas tener un asiento preferente si no pagas por él, y en SM nadie paga con dinero, por tanto hay que ganárselo a pulso, con inteligencia y paciencia.

La única manera de hacerse un lugar de cierta preeminencia es saber para qué estás, qué quieres lograr y tener una estrategia de contribución que resulte significativa e interesante para lograrlo, y sobre todo resultar útil para los demás.

Sobre estrategias y formas de hacer hay bastante escrito, incluso yo tengo algunos post sobre lo que se debería o no hacer en ellas, sin embargo hay una serie de preceptos a los que se le ha dedicado poco espacio o no se han escrito y que expreso a continuación.

 

No debes nada a nadie

Cuando sigues a alguien y éste te devuelve la atención, siguiéndote, o dándote su amistad, sólo significa que tienes, (y tiene) acceso. Y si te sigue, por importante que éste seguidor sea, está en el mismo plano que tú, no le debes nada. Si se comienza una relación, ambos deben bregar por ella por igual.

 

Conectar con gente no te da patente de corso

La afabilidad y tolerancia existente en las Redes Sociales hacen que puedas conectar fácil y libremente casi con cualquier persona que, salvo contadísimas excepciones, no te rechazará. Puedes seguir y ver sus publicaciones sin pedir permiso a nadie de Twitter, Facebook, Google+, Tumblr, Linkedin, Flickr.

Y seguramente, incluso siendo nuevo, conseguirás que algunos de ellos,pocos, te sigan a ti. Habrás establecido un canal de ida y vuelta pero eso no te autoriza a irrumpir en sus vidas, en su espacio en la Red. Para establecer la verdadera conexión debes construir una relación, y como en la vida 1.0 ello lleva tiempo, feedback y paciencia. No existe un “camino más corto”. No lo olvides.

 

Ponle pilas al megáfono

Las Redes pueden tener un fabuloso efecto amplificador de influencia, pero siempre que tengas algo que decir o compartir. Si no hay un concepto fuerte en lo que dices, no te escucharán, es como gritar a la multitud con un megáfono que no tiene pilas, te oirán los pocos de la primera fila pero escuchar, no te escuchará nadie. ¿Para qué quieres 100.000 seguidores si no tienes qué decirle? Hacer seguidores es fácil, captar su atención y que te difundan, no.

 

Actividad no es sinónimo de productividad

Como ya dije (y creo haber criticado) en otro Post, tú puedes escribir y decir lo que quieras y de la forma que quieras, tenga o no sentido o un mínimo de corrección. Pero entonces no te lamentes si te dan el silencio como respuesta. Te habrás ganado que te ignoren.

Lo mismo, pero con más consecuencias te puede suceder si lo que quieres es compartir información. Puedes volcar un montón de información sin seleccionar y sin saber si es buena, en Internet es fácil conseguir montañas de ella.

Pero es un entusiasmo que no se verá recompensado. Yo suelo informar y compartir, pero me cuesta mucho tiempo separar paja de trigo, y eso que son temas que manejo profesionalmente. Pero siempre debo razonar acerca de a quién me dirijo con ella y si tendrá utilidad. Lo contrario sería nefasto.

Otro extremo que tienta en las Redes, y que engaña, es la omnipresencia en ellas como si fuera el bar de la esquina. Me refiero a estar todo el día conversando sin compartir o crear contenidos. Tendrás un ratio altísimo en algunas mediciones, harás muchos amigos, y hasta con cierta intimidad, pero nunca llegarás a ser un referente. Te verán como conversador o un saludador y poco más.

 

Lava la ropa sucia en casa, no en la Red.

Tener una relación, aunque tenga tintes de cierta intimidad, no significa que puedas ventilar tus intimidades, le hablas a uno y te ven miles que pueden malinterpretar tus palabras. Ni mucho menos caer en la tentación de difundir temas ajenos que pueden resultar “bulos”. Las Redes Sociales son un movimiento masivo, y como tal, en ella cabe de todo, incluso gente malintencionada. Las tecnologías te brindan otros canales para “abrirte” y comunicar en privado.

 

No te subas al caballo ganador

Si en tu estrategia, que debes tener, te has planteado destacar a costa de otros, estás equivocado, las matemáticas a veces no funcionan en Social Media.

Pongo un ejemplo de Twitter: si tú tienes 500 seguidores y te dedicas a compartir información interesante de alguien que tiene 8.000 seguidores pensando que tu eco se multiplicará por 16 estás muy equivocado, porque ese contenido se habrá creado para un perfil diferente al tuyo. Compártela, sí, pero selecciona aquello que le interesa a tu perfil y siempre sabiendo que lo haces por ser útil, no por ganar seguidores o resonancia. El premio llegará solo.

 

Los contenidos tienen fecha de caducidad

No estés siempre con “más de lo mismo” en tus contenidos, la gente se aburre, las noticias y los temas pasan, y tú debes adaptarte a los cambios, incluso procurarlos. Creo que “lo único estable en el Social Media es el cambio constante”.

Eso a menos que seas un CM de empresa a quien no le queda otro remedio que tocar siempre un sector, pero ni aún así. Buenos CM me han dicho que mechan sus informaciones con otras más vistosas y atrayentes para dar una nota de color, para no aburrir.

 

Ayúdales y te ayudarán

Por último, y aunque pueda parecer un bobo pensamiento buenista, en las Redes tienes la oportunidad de hacer una buena obra, de ayudar a la gente, a enriquecerla y a la vez convertirte tú en mejor persona o mejor profesional.

Hay varios adagios que ilustran lo que quiero decir, desde “Devuelve a la sociedad una parte de lo que la sociedad te ha dado” hasta “En las Redes no vendas, demuestra quién eres y ellos te comprarán”.

Pues sí, si vas a saco y se te ve el plumero de la codicia, estás perdido. Si estás por estar en ellas por si suena la flauta, estás perdido, te cansarás pronto de “estar ahí”. Pero en cambio, si te propones ser útil a esta sociedad virtual de personas, si te comprometes, si vuelcas tus conocimientos, si compartes lo que sabes sin miedo a que sepan lo mismo o más que tú, entonces recibirás la recompensa doble.

La primera será sentirte bien y aprender de ellos, la segunda, a medio o largo plazo, que te reconozcan como te muestras, por tus obras. (No confundir con consejos religiosos, no es lo mío)

http://www.elalmacen.cspcomunicacion.com/social-media-marketing/social-media-algunas-reglas-no-escritas

Publicado el diciembre 6, 2011 en REDES SOCIALES y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: